Los retos de la nueva generación..

A poco más de 10 días para su lanzamiento, la nueva generación de consolas acapara la atención del los medios y los fans. Ellas llegan en medio de un proceso de transformación importante de la industria. ¿Lo sobrevivirán?

Los últimos días han sido de unboxing. Medios e influencers han dedicado miles de horas de transmisión mostrando las nuevas Xbox y Playstation siguiendo un cronograma predeterminado por los departamentos de Marketing de las compañías.

Lo próximo será verlas conectadas, mostrando interfases y corriendo juegos. Un lanzamiento, ya lo he dicho antes, atípico, en el cual solo una minúscula y privilegiada parte del mercado ha logrado ponerle las manos encima a los dispositivos. Nos ha tocado confiar en ellos y aferrarnos a la lealtad que tenemos por nuestra marca favorita para decidirnos por una u otra.

¿Ha sido retador para Sony y Microsoft? Sin duda, aunque yo creo que los verdaderos retos de la novena generación aún no comienzan.

Esta generación de consolas en particular no solo va a luchar entre ellas por la preferencia del publico, sino además, va a luchar contra una serie de nuevos y formidables contrincantes que se apoyan en plataformas de juego que son a todas luces, más convenientes , versátiles y que no necesitan, en principio, de dispositivo alguno para jugar, tan sólo un mando y si acaso, un Stick.

Es una generación de consolas que, contraria a los indicadores, insiste en ofrecer lectores de discos, cuando estos representan tan solo una fracción cada vez menor de sus ventas globales. En Sony, por ejemplo, hace un año apenas, las ventas físicas representaban un 55% del total de los ingresos por concepto de juegos. Hoy en día representan el 40% y con tendencia acelerada hacia la baja. (No entiendo como los gamers no están viendo esto y siguen comprando las versiones con lector).

Es una generación de consolas que nada en aguas peligrosas, tratando de complacer a todos, cosa que siempre luce difícil y que hoy en día muestra lo que hace algunos años parecía imposible: su cada vez menor capacidad de penetración, gracias a la dificultad que representa, sobre todo para los mayoritarios y no bien explotados mercados emergentes, adquirir estos dispositivos, y su limitada capacidad para hacer crecer el mercado que va amarrada también, a factores económicos.

Es una generación de consolas amenazada por la exigencias, cada vez mayores, en la reducción de la huella de carbono y la protección del medio ambiente y cuyo modelo parece ir en vía contraria ya que involucra enormes esfuerzos de fabricación, gasto de energía, uso de plásticos, transporte, logística, etc.

Los grandes estudios independientes están empezando a percibir que hay ventajas en saltar la barda de la dependencia de sus juegos a una plataforma específica, para incrementar su base de usuarios y también sus ganancias. Ubisoft, Activision, EA ya lo han visto. Cross-Play y Cross-save serán el standard.

Es una generación de consolas que se encuentra en medio de una redefinición del concepto jugar. Es decir, ¿si yo no necesito una consola para jugar los juego que quiero, en donde quiero, y cuando quiero, para que la quiero?

Es una generación de consolas que lucha contra el crecimiento exponencial de la tecnología como nunca antes. La octava generación tardó 7 años en llegar a la obsolescensia, yo dudo que el ciclo de la novena sea tan largo. En un año apenas, habrá hardware muchísimo más potente y el streaming, estoy seguro, también habrá hecho las mejoras suficientes como para motivar al cambio.

Por si acaso, yo no soy un detractor, nada más lejos de la realidad, he sido un gamer regular , exclusivamente de consola desde 1979, y soy un espectador que ve los cambios que se avecinan y espera adaptarse sin problemas al futuro que se aproxima muy rápido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *