Por fin he jugado The Last of Us 2. Mas vale tarde que nunca.

Un juego interesante que intenta complementar una historia, que dividió en dos la temática adulta en los videojuegos.

Sobre gustos y colores no han escrito los autores, reza el viejo dicho, y es así.

Juzgar más allá del aspecto técnico, por cierto impecable, el trabajo desarrollado por Naughty Dog, es entrar en aguas muy turbulentas.

Luego de terminar el juego, llego a la conclusión de que no me gustó el desarrollo de la trama. Había muchas aristas desde donde enfocar este extraño giro que da el juego hacia la mitad.

Creo que si se quería buscar originalidad en la trama había senderos más interesantes por donde adentrarse, mucho más oscuros o controversiales, incluso, que el que escogieron los guionistas. Prescindir de Joel fue un acto innecesario, la ira y la venganza, como ya dije, tenían aristas más interesantes por donde ir.

Sin embargo, cuando uno ve la obra como un todo, efectivamente hay que reconocer que se está al frente de un gran trabajo, cuya jugabilidad se vuelve un poco repetitiva como ya es costumbre, en estos juegos tan largos. Me quedo conforme con el premio a GOTY 2020 que obtuvo. Ciertamente merecido.

Al compararlo con la primera parte, pues debo decir que fue mejor, y por mucho, la original. No solo por la enorme distancia que lo separaba de los juegos de la época, sino también por el atrevimiento de la historia, que ciertamente representó un antes y un después.

Naughty Dog lleva en sus hombros un peso tremendo, ha puesto fin a sus sagas insignes, Uncharted y The Last of Us, revivirlas sin razón aparente sería un enorme error desde el punto de vista comercial y conceptual.

A lo interno ya se deben estar discutiendo, casi seguramente, nuevos horizontes hacia donde dirigir el esfuerzo de sus creativos.

Me he divertido con The Last of Us 2, han valido la pena las horas dedicadas a disfrutar de su bien concebida ejecución. No fue el cierre que de historia que me hubiese gustado, pero de nuevo, sobre gustos y colores no han escrito los autores. Hasta siempre Ellie y Joel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *