¿Se agota la creatividad en el gaming?

¿El renacimiento de antiguos títulos como Prince of Persia y otros que actualmente están en proceso de remasterización podría ser indicativo de que los creativos se están quedando sin argumentos?

Desde mi punto de vista, nuestra a manera de jugar se ha estancado, no tengo duda, son pocos los avances verdaderamente destacables que han surgido en las últimas décadas.

En el gaming está ocurriendo igual que en el mundo de los teléfonos móviles, en el cual no ha habido ningún aporte significativo en el concepto, desde la aparicion del iPhone hace ya casi 14 años.

¿Cuál es la diferencia que hay entre jugar en un PS4 y un PS5? por citar las más recientes, ¿Y entre un Xbox One y un Series X/S? ¿Entre un PC gaming de 2007 y uno de 2021? Mas allá de la mejora en el desempeño del hardware, pues, ninguna. En esencia todas son exactamente iguales.

Por ende, ¿Cual es la diferencia conceptual entre Ghost of Tsushima y Assassins Creed Valhalla? Absolutamente ninguna. Mismo concepto, misma mecánica, mismo todo.

Hemos llegado a un nudo Gordiano, expresión cuyo significado según Wikipedia, les cito: «nudo gordiano se refiere a una dificultad que no se puede resolver, a un obstáculo difícil de salvar o de difícil solución o desenlace, en especial cuando esta situación solo admite soluciones creativas o propias del pensamiento lateral«.

Es así, el futuro de este negocio está requiriendo de mucho pensamiento lateral para poder garantizar que siga ocupando el lugar que hoy ocupa en la vida de la gente común.

La falta de creatividad que se ve hoy en el mercado, lleno de títulos cuyas mecánicas se repiten una y otra vez, terminando por aburrirnos de ver, una y otra vez el mismo formato, se debe a ese giro de tuerca que no parece llegar al software que hoy domina el negocio, en buena parte por culpa de una evidente falta de ideas en el hardware.

Quedan aún muy pequeños visos de creatividad dentro del nicho indie, que por su naturaleza se permite ciertas licencias que los juegos de las grandes corporaciones, amarradas por sus accionistas y bean-counters no pueden.

En un juego móvil llamado Hijacker Jack he visto una de las propuestas conceptuales más interesantes en las que la industria podría encontrar nueva inspiración. No se si hay otros iguales, pero este es un pionero.

Tan solo se salva el juego en línea, los multijugadores, que hoy cargan sobre sus hombros la supervivencia de la industria, y lo hace porque nos permite establecer conexiones y nos ofrece con cada partida una experiencia distinta.

Comprar juegos está resultando ser una experiencia cada vez más tediosa, sobre todo por la falta de ideas y aportes interesantes con los que uno se sienta conforme

Está atrapada la industria entre dos grandes obstáculos que, por ahora, se ven infranqueables, pero que necesariamente debe encontrar la manera de lograrlo so pena de terminar aburriendo a sus billones de clientes en un futuro no tan lejano. Ojalá y pronto se encienda un bombillo que alumbre el cuarto y veamos con claridad en donde estamos parados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *